La semana tumultuosa de Sánchez: desde apoyar la amnistía "por España" hasta un pacto que se mantiene en el aire.

¿Quién diría que el acuerdo entre PSOE y Junts daría un giro inesperado en el último minuto? Descubra lo que está sucediendo en las reuniones que tienen en vilo a toda España.

Las negociaciones entre el PSOE y Junts, que anunciaban un futuro acuerdo, han enfrentado obstáculos sorprendentes en los últimos días. Aunque nadie ha mencionado el estallido de las conversaciones, las tensiones se han intensificado y el resultado final es ahora un misterio.

La última semana de negociaciones

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, defendió públicamente hace una semana la amnistía como medida para conseguir el "reencuentro total" en Cataluña. Parecía que las posiciones estaban cerca y que el acuerdo final era inminente. Sin embargo, tensiones de último minuto han retrasado la conclusión definitiva.

Carles Puigdemont, líder de Junts, afirmó el jueves por la noche que no planeaba disminuir "la prudencia y precaución" que ha mantenido hasta ahora, a pesar de la urgencia de algunos. Estas declaraciones contrastan con las palabras de una persona con información sobre las negociaciones, que aseguró que "todo está atado" y que no sabe quién tiene más ganas de firmar, si Sánchez o Puigdemont.

El presidente del Gobierno en funciones también ha hecho todo lo posible para conseguir el apoyo a la amnistía. Incluso envió una carta a las bases del PSOE pidiéndoles su respaldo. Pero el gesto más significativo fue la reunión entre Santos Cerdán, número 3 del partido, y Carles Puigdemont en Bruselas. Fue la primera vez que un líder socialista se reunía con el líder de Junts desde que huyó de España en 2017.

La recta final de las negociaciones

A pesar de todo, las negociaciones continuaron sin verse afectadas por el acto de jura de la Constitución de la princesa Leonor. El jueves parecía ser el día clave, pero las cosas no salieron como se esperaba. La comparecencia de Puigdemont fue primero suspendida y luego cancelada. Además, ERC logró un acuerdo con el PSOE en el que se transfieren competencias a la Generalitat y se condona parte de la deuda de Cataluña.

Este acuerdo no fue bien recibido en Junts, y Jordi Turull, secretario general del partido, envió una carta a la dirección criticando el pacto. La mala relación entre los dos principales partidos independentistas es una de las causas que han bloqueado las negociaciones en su recta final.

Pero no solo eso, también ha surgido un obstáculo de última hora relacionado con la definición exacta de la amnistía y quiénes podrán beneficiarse de ella. El PSOE quiere ser muy cuidadoso para evitar que personas que han cometido delitos no relacionados con el proceso independentista puedan acogerse a la medida de gracia.

Santos Cerdán intentó reconducir la situación en una reunión con Puigdemont el viernes, pero no tuvo éxito. El líder de Junts sigue firme en su postura de precaución frente al sistema político español. El final de las negociaciones sigue siendo incierto y habrá que esperar para ver cómo se resuelven los últimos detalles.

Las negociaciones entre PSOE y Junts han llegado a un punto crítico, donde la amnistía se ha convertido en el tema central. Sin embargo, las tensiones de última hora y los desacuerdos sobre los beneficiarios de esta medida han complicado el cierre final del acuerdo. La relación tensa entre los dos principales partidos independentistas también ha sido un obstáculo en las negociaciones. Aunque por ahora reina la tranquilidad, el resultado final de las negociaciones sigue siendo una incógnita.

Lascia un commento