Las estremecedoras consecuencias de las olas de calor: "Casi medio millón muere cada año"

¿Sabías que el calor extremo es más mortal de lo que pensamos? Un informe reciente de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) ofrece datos impactantes que te dejarán boquiabierto.

El calor extremo es el asesino silencioso

El informe de la OMM estima que cada año mueren aproximadamente 489,000 personas en todo el mundo debido al calor extremo. Si pensabas que el calor extremo era solo molesto, piénsalo de nuevo, ¡estas cifras son verdaderamente aterradoras!

¿Cuáles son los lugares más afectados?

Asia y Europa son los lugares más afectados, con un 45% y un 36% de muertes totales respectivamente. El estudio, realizado en colaboración con cerca de 40 instituciones, incluyendo el Barcelona Supercomputing Center, señala la necesidad de proporcionar información y servicios climáticos personalizados para apoyar al sector sanitario durante las condiciones climáticas extremas.

¿Qué nos espera en el futuro?

El informe no solo ofrece datos impactantes, sino también predicciones preocupantes. Según el secretario general de la OMM, Petteri Taalas, la aparición de El Niño en 2023 podría aumentar la probabilidad de batir récords de temperatura y provocar un calor aún más extremo en todo el mundo.

¿Estamos preparados para estos desafíos?

Desafortunadamente, parece que no estamos tan preparados como deberíamos. El informe revela que menos de una cuarta parte de los Ministerios de Salud tienen un sistema de vigilancia que utilice información meteorológica para seguir los riesgos para la salud relacionados con el clima.

El cambio climático y sus consecuencias

El cambio climático no solo intensifica el calor extremo, sino que también aumenta el riesgo de inseguridad alimentaria y sequías extremas. Entre los años 2012 y 2021, un 29% más de superficie terrestre mundial se vio afectada por sequías extremas en comparación con el periodo de 1951 a 1960.

Además, el cambio climático también está aumentando la transmisión de enfermedades infecciosas. Por ejemplo, el dengue, una enfermedad transmitida por vectores, se propaga cada vez más rápido en todo el mundo.

¿Qué podemos hacer?

Es esencial tomar medidas para proteger nuestra salud y bienestar. Este informe nos muestra la urgencia de tomar medidas para enfrentar esta crisis. Es fundamental que se implementen servicios climáticos personalizados para apoyar al sector sanitario y tomar decisiones informadas en relación a las condiciones climáticas extremas.

Además, es necesario que los gobiernos y las instituciones de salud trabajen en conjunto para desarrollar sistemas de vigilancia que utilicen información meteorológica y así poder prevenir y mitigar los riesgos para la salud relacionados con el clima.

Por último, es importante recordar que el cambio climático no afecta a todos por igual, y que las comunidades más vulnerables son las más afectadas. Por eso, es responsabilidad de todos trabajar juntos para encontrar soluciones y proteger a aquellos que más lo necesitan.

Lascia un commento