La infanta Cristina sorprende a todos: reaparece con un objeto muy importante de su madre. ¿Es esto un mensaje oculto?

La Infanta Cristina vuelve a la luz pública con gran estilo y elegancia en un evento de arte dedicado al icónico Salvador Dalí.

La Infanta Cristina ha vuelto a aparecer en público tras la reunión de las familias Borbón y Grecia en el Palacio Real de El Pardo la semana pasada. Esta vez, la hermana del rey Felipe se dirigió a Girona para inaugurar una exposición dedicada a uno de los grandes genios de la pintura universal, Dalí. La exhibición, titulada "El Crist de Portlligat", se realizó en el Teatro Museo de Figueres, ciudad natal del artista.

Un estilo deslumbrante

Conocida por su amor por el arte, la Infanta Cristina lucía relajada y feliz mientras saludaba y conversaba con los asistentes. Para la ocasión, la royal de 58 años optó por un elegante conjunto compuesto por una falda larga negra con detalles geométricos bordados en negro y dorado, un jersey de manga corta oscuro y botas altas de ante en el mismo tono. Pero lo que más destacó de su estilismo fue la joya que llevaba en el torso: el broche llamado "El Ojo del Tiempo", una réplica del original creado por Dalí en 1949. Esta pieza icónica, que pertenece a la reina Sofía, está hecha de platino y engastada con diamantes y un rubí.

"El Ojo del Tiempo"

Este broche, presentado en 1960 en la casa de subastas Sotheby's, tiene un reloj en su interior, lo que le da su nombre. Se cree que Dalí se inspiró en su famoso cuadro "La persistencia de la memoria" de 1931 para crear esta joya. La Infanta Cristina lució con orgullo este complemento, que se rumorea que le fue obsequiado por su madre. La exposición en Figueres, que estará abierta hasta el 30 de abril, también mostró otras obras importantes del artista, como "El Cristo", que no se había visto en España desde 1952, y "La cesta de pan".

Tras el evento

Después del evento, la Infanta Cristina regresará a Ginebra, donde vive con su hija menor, mientras continúa el proceso de divorcio de Iñaki Urdangarin. La pareja terminó su matrimonio en enero de 2022 y están esperando que el divorcio se finalice ante notario y en presencia de sus abogados. La Infanta Cristina está buscando llegar a un acuerdo de custodia para su hija, por lo que tuvieron que esperar a que Irene cumpliera la mayoría de edad el pasado 5 de junio para comenzar los trámites legales.

La Infanta Cristina, una vez más, ha demostrado su pasión por el arte y su compromiso con su familia, a pesar de los desafíos personales que está enfrentando. Su aparición en este evento de arte, luciendo un conjunto elegante y un broche icónico, refleja su amor por las obras pictóricas y su fuerte conexión con el arte. ¿Qué opinas de la conexión entre la realeza y el arte?

Lascia un commento