La familia Campos reaparece unida en un emotivo bautizo tras la triste pérdida de María Teresa

La familia Campos ha tenido un fin de semana inolvidable con el bautizo de Marc, el primer nieto de Carmen Borrego. El evento familiar, celebrado en la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes, ha sido un momento de alegría y unión, a pesar de la reciente pérdida de María Teresa, la matriarca de la familia.

Marc, el primer nieto de Carmen Borrego

Marc es hijo de José María Almoguera y Paola Olmedo. El pequeño fue bautizado en una ceremonia llena de amor y cariño por parte de sus seres queridos. Entre los asistentes estaba Alejandra Rubio, que recordó a su abuela con mucho cariño y expresó su deseo de que María Teresa hubiera estado allí en un día tan importante.

Después de la ceremonia en la parroquia San Sebastián Mártir, la celebración continuó en un restaurante local. A pesar de la ausencia de María Teresa, todos se sintieron felices y contentos. Alejandra destacó que Marc estaba muy tranquilo y adorable durante todo el evento.

Reacciones de la familia Campos

Terelu Campos, tía del pequeño, compartió su felicidad por el bautizo. Describió a Marc como un bebé maravilloso y destacó que un bebé es lo más hermoso de la vida. Aunque no pudo quedarse a la comida debido a que acaba de superar el covid, ella estaba encantada y cansada.

Carmen Borrego, la abuela del pequeño, asistió al bautizo junto a su hija Carmen y su esposo José Carlos Bernal. La orgullosa mamá llevaba en brazos a su retoño, que estaba bien abrigado para protegerse del frío.

Un nuevo capítulo para la familia Campos

Este bautizo marca un nuevo capítulo en la historia de la familia Campos. Es un momento de superar las tensiones y rencillas del pasado y volver a la armonía y la normalidad. A pesar de la triste pérdida de María Teresa, todos se reunieron para celebrar la llegada de Marc.

El bautizo de Marc ha demostrado que, a pesar de las dificultades y ausencias, el amor y la unión prevalecen en la familia Campos. En este día tan especial, la armonía y la felicidad reinaron, demostrando que el tiempo puede curar las heridas y fortalecer los lazos familiares. ¡Felicidades a la familia Campos por este hermoso evento!

Lascia un commento