El sándwich que los niños españoles aman pero los nutricionistas detestan. ¿Adivina cuál es?

¿Alguna vez te has preguntado qué prefieren los niños españoles para merendar? Un estudio reciente saca a relucir sus gustos y te sorprenderás al descubrirlo. ¡Acompáñanos en este recorrido culinario!

Según un estudio realizado por el doctor Ramón de Cangas, dietista-nutricionista, los niños españoles menores de 12 años han coronado al bocadillo de embutido como su merienda favorita. Sí, has leído bien, parece que el sabor de un buen bocata les encanta.

De acuerdo con este estudio, el 49,9% de los niños opta por un bocadillo de embutido para merendar, mientras que un 37,1% prefieren la bollería y las galletas. De manera sorprendente, solo un 7,3% decide por la fruta o el yogur como merienda.

¿Es saludable merendar un bocadillo de embutido?

La nutricionista Laura Pérez Naharro confirma que sí, siempre y cuando el embutido sea de buena calidad. Pero ojo, no solo se refiere al precio, sino a los ingredientes y conservantes que se utilizan en su elaboración.

La experta advierte que los embutidos como el chorizo, salchichón, salami, longaniza o similares son los menos recomendables. Estos embutidos son altos en grasas saturadas, sodio y calorías, lo que aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, obesidad e hipertensión si se consumen con frecuencia.

Además, algunos de los aditivos utilizados en los embutidos, como los nitratos y los nitritos, son potencialmente cancerígenos, según la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer.

¿Cómo preparar un bocadillo de embutido saludable?

La nutricionista recomienda elegir embutidos de mejor calidad nutricional, es decir, aquellos que contienen más carne y menos grasas, sal y aditivos. Algunas opciones saludables son el jamón cocido extra, la pechuga de pollo o pavo cocida, la paleta cocida, la caña de lomo o el jamón curado. Sin embargo, la experta sugiere no consumir embutidos más de 3 veces a la semana.

Para aquellos que prefieren opciones más saludables, puedes preparar el bocadillo con queso de calidad, que es una buena fuente de calcio, o conservas de pescado al natural, como el atún. También puedes optar por preparar un bocadillo casero con pechuga de pollo cocida.

Opciones más saludables

Si buscas una alternativa aún más saludable, puedes ofrecer a tu hijo un plátano o dos mandarinas junto con un yogur natural. La fruta es una excelente fuente de vitaminas, antioxidantes y fibra, nutrientes esenciales para la salud.

Es importante recordar que los niños deben consumir las raciones diarias recomendadas de fruta y verdura. Mientras que un adulto debería comer al menos 3 piezas de fruta y 2 raciones de verduras al día, un niño debería consumir al menos 2 piezas de fruta y 1 ración de verdura diaria.

Entonces, ya lo sabes. Si quieres que tu hijo disfrute de una merienda saludable, elige opciones nutritivas y variadas. ¡Tu pequeño se lo agradecerá!

Por tanto, es vital que los niños españoles tengan una merienda equilibrada y saludable. Si bien el bocadillo de embutido es una opción común, es fundamental elegir embutidos de buena calidad y consumirlos con moderación. Los embutidos procesados y con altos niveles de grasas saturadas y aditivos pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, obesidad e hipertensión. Es recomendable incluir alternativas más saludables, como embutidos caseros, queso de calidad, conservas de pescado al natural y frutas.

Así que, cuéntanos, ¿qué merienda saludable prefieres para tus hijos?

Lascia un commento