La ciencia lo explica: "La misteriosa razón por la que muchísimas parejas rompen después de 4 años"

Bienvenidos a todos los amantes de los cotilleos y asuntos del corazón. Hoy, vamos a hablar de un tema que nos concierne a todos en algún momento de nuestras vidas: ¡el fin de una relación! Parece que las parejas famosas tienen una vida perfecta llena de amor y felicidad, pero la realidad es que también sufren los mismos problemas que el resto de nosotros.

Este año, una de las parejas más queridas del mundo de la música, Rosalía y Rauw Alejandro, anunciaron su separación después de cuatro años de relación. Pero no son los únicos. También la famosa cantante Chenoa y su exnovio, el urólogo Miguel Sánchez Encinas, han decidido poner fin a su historia de amor después de cuatro años juntos. Y la lista sigue: Taylor Swift y Calvin Harris, los actores Blanca Suárez y Mario Casas...

¿Por qué las parejas no logran sobrevivir más de cuatro años juntas?

Según los psicólogos, esto se debe a que hay diferentes etapas en una relación, y no todas las parejas logran superarlas. El cambio de fase supone una frontera que no todos pueden cruzar, y tiene componentes mucho más profundos que un simple capricho del corazón.

Desde un punto de vista evolutivo, el amor nos ayuda a crear lazos y nos permite seleccionar una pareja con la que podemos colaborar y procrear para garantizar nuestra supervivencia. Pero desde un punto de vista psicológico, las cosas se complican un poco más.

Según la "teoría triangular" del amor, existen tres componentes principales: la atracción física, la intimidad emocional y el compromiso. Estos componentes van cobrando protagonismo en diferentes etapas de la relación.

Al principio, cuando elegimos a nuestra pareja y en los primeros años juntos, nos fijamos en personas que nos complementan y que llenan nuestras necesidades o carencias. También valoramos que tengamos cosas en común, como el atractivo mutuo, el nivel socioeconómico o cultural, la inteligencia o la personalidad. Al fin y al cabo, algunos dicen que hacemos un "cálculo interesado" sobre lo que vamos a invertir y recibir en una relación.

Pero después de cuatro años, las cosas pueden empezar a cambiar. El deseo sexual disminuye y entramos en una nueva fase más cómplice y realista. Sin embargo, muchas veces las parejas no logran adaptarse a esta nueva etapa y las expectativas no se cumplen. En lugar de complicidad, aparece el aburrimiento. Y cuando el sexo ya no es lo más importante, pueden surgir las tentaciones y el deseo de buscar nuevas parejas.

Además, los psicólogos han descubierto que durante la fase inicial del enamoramiento se produce un apoyo emocional mutuo. Mostramos interés por las opiniones y visiones de nuestra pareja, y toleramos mejor sus defectos. Sin embargo, con el paso del tiempo, estos aspectos pueden ir desapareciendo.

Otro factor que influye en el amor es la cultura. La forma en que experimentamos y expresamos el amor puede verse afectada por nuestras creencias y expectativas culturales.

Y por si fuera poco, el amor también tiene una clara afectación física. Al principio de una relación, sentimos mariposas en el estómago, se nos eriza el vello y nuestro corazón late más rápido. La neurología ha estudiado qué sucede en nuestro cerebro durante las diferentes fases del amor, y ha descubierto que durante los primeros cuatro años de pasión, se activan las mismas áreas cerebrales que cuando recibimos una recompensa.

En resumen

El amor es una experiencia universal pero complicada de definir. Tiene diferentes etapas y componentes, y no todas las parejas logran superar los cuatro años juntas. La ciencia ha demostrado que el dolor asociado a una ruptura amorosa activa las mismas áreas cerebrales que cuando nos damos un golpe o nos quemamos.

Y hasta aquí el chisme de hoy, queridos lectores. Recuerden que todas estas teorías y estudios son solo eso, teorías y estudios. Cada pareja es un mundo y lo que funciona para unos, puede no funcionar para otros. Si quieren saber más sobre este tema, les invitamos a investigar y leer más sobre el tema. ¡Hasta la próxima!

Lascia un commento