El Síndrome de la silla vacía, una dura realidad en Navidad: ¿Cómo sobrevivir sin esa persona querida?

La Navidad puede traer consigo un sentimiento agridulce cuando se ha perdido a un ser querido. La tristeza y la nostalgia pueden empañar las luces festivas y es entonces cuando se hace evidente el síndrome de la silla vacía. Pero, ¿cómo podemos manejarlo?

¿Qué es el síndrome de la silla vacía?

El síndrome de la silla vacía se refiere a ese vacío que deja una persona ausente en la mesa, ya sea porque ya no está con nosotros, a causa de rupturas afectivas, divorcios o por estar lejos en fechas señaladas. Es un fenómeno que puede afectar a muchas personas sin que sean conscientes de ello. Por eso, es crucial identificar la fuente exacta de nuestro malestar para poder enfrentarlo de una manera saludable.

Estrategias para lidiar con el síndrome de la silla vacía

Los especialistas nos dan algunas sugerencias para afrontar esta situación. Por ejemplo, se puede reservar un momento o lugar específicos para recordar al ser querido, como antes de comer o de abrir los presentes navideños. Además, es fundamental que rompamos con el estigma social que rodea la salud mental y sentimientos como la tristeza o el duelo. Hablemos de cómo nos sentimos con profesionales o con personas de confianza, pues esto puede resultar reconfortante y terapéutico.

Es esencial normalizar estos sentimientos y entender que el duelo es un proceso natural. Aunque sea duro o triste, es necesario enfrentar estas fechas señaladas sin suprimir las emociones o el malestar. La salud mental es fundamental para nuestro bienestar general, y si el síndrome de la silla vacía se prolonga durante demasiado tiempo, es recomendable buscar ayuda profesional.

La presencia en la ausencia

Manejar el síndrome de la silla vacía durante las fiestas navideñas puede ser un desafío, pero es posible hacerlo de manera saludable. No olvides que es importante dar presencia a la ausencia, crear espacios para recordar al ser querido y romper con el estigma social que rodea a la salud mental. No dudes en buscar ayuda profesional si lo necesitas, existen herramientas adecuadas para lidiar con el duelo y el sufrimiento. ¡Recuerda que no estás solo/a en este proceso!

Solemos evitar enfrentarnos a la muerte y delegamos su gestión a las funerarias. Sin embargo, para aquellos que han vivido de cerca la muerte de un ser querido, no es tan fácil. Especialmente en fechas señaladas como la Navidad, la ausencia se hace especialmente presente y los sentimientos de tristeza, pérdida y nostalgia se acumulan. Cuanto más cerca estamos de esa pérdida, más difícil se hace enfrentar las festividades navideñas.

El júbilo de los demás choca con el dolor de la persona en duelo, pero es importante normalizar la tristeza y enfrentarla de manera saludable. La salud mental es fundamental para el bienestar general y es necesario normalizar el duelo como un proceso natural. Aunque resulte duro o triste, no es necesario suprimir las emociones o el malestar. No olvides buscar apoyo profesional si es necesario para sobrellevar el duelo y enfrentar el sufrimiento.

Lascia un commento